La artritis reumatoide, es una enfermedad autoinmune, pues es el propio sistema de defensa provoca la secreción de quininas que afecta gradualmente al revestimiento de las articulaciones, causando inflamación, dolor y rigidez en las articulaciones. En la mayoría de los casos, las manos, las muñecas y los pies se ven afectados. Se ha reportado que tan solo un 10 – 25% de individuos con artritis manifiestan una disminución en el dolor tras utilizar fármacos o inyecciones antiinflamatorias.

Por otro lado, la osteoartrosis, más conocida como artrosis, es degenerativa e incluye la lesión del cartílago en las articulaciones que se va dañando hasta que los huesos quedan desnudos unos contra otros, ya sea por la edad, a anomalías anatómicas, a la práctica de deportes intensos, al exceso de peso, etc. Suele aparecer en la rodilla, el pulgar y la cadera, ocasionando dolor y rigidez. A diferencia de la artritis, la artrosis provoca dolor al moverse, que disminuye en reposo. 

Los dolores derivados de estas dos patologías suelen estar relacionados y ser tratados en común, ya que reúnen las mismas dolencias: dolor, inflamación y debilidad ósea. Los últimos estudios médicos acerca del cannabidiol, sugieren que el puede ayudar en el caso de la artritis, en el papel que ocupa en nuestro sistema inmunológico, pues previene la producción excesiva de químicos inflamatorios. Por otro lado, y gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el CBD es también un gran analgésico cuando se aplica de forma tópica mediante masaje. 

¿Cómo puede ayudar el CBD en el tratamiento de la artritis y la artrosis?

El aceite de CBD influye a nivel cerebral, actuando a nivel de los receptores CB1 y CB2. Gracias a la interacción del CBD con dichos receptores es posible que tanto el dolor, así como la inflamación, disminuyan. El receptor CB2 desarrolla una función crucial en el sistema inmune. Dicha conexión con nuestro sistema de defensas podría explicar la razón por la cual el CBD funciona para los síntomas de la artritis y la reducción de quininas.  Además, su función antiinflamatoria podría ser útil para enlentecer su avance, pues la artritis puede acabar siendo degenerativa.  Los estudios han confirmado que los cannabinoides suprimen la respuesta de comportamiento ante estímulos nocivos y las señales nociceptivas a través de la activación de los receptores cannabinoides CB1 y CB2. En este sentido el CBD podría ayudar en los siguientes puntos: 

  • La sensación de dolor puede verse atenuada. 
  • La necesidad de opiáceos y analgésicos puede reducirse.
  • Efectos secundarios más leves frente a los medicamentos convencionales.
  • La necesidad de antiinflamatorios no esteroideos podría reducirse. 
  • Ayuda en la mejora del descanso

Estos estudios son generalmente mixtos y no distinguen entre ambas por sus similitudes y la acción antiinflamatoria del CBD en ambos casos. Habría que establecer dos categorías en función del tipo de estudio realizado: 

1) Los que se hicieron con un consumo de CBD por vía oral o a través de inyección.

2) Los que se han realizado mediante ungüentos o aceites por vía tópica o transdérmica. 

Estudios con CBD por Vía Oral o intravenosa: 

En el año 2000, el equipo del profesor Feldman (Kennedy Institute of Theumatology de Londres) publicó en la revista científica Proceedings of The National Academy of Science, donde los científicos indujeron síntomas de artritis en ratones. En este estudio demostraron que la administración oral o por inyección de CBD permitía reducir progresivamente la artritis reumatoide en un modelo animal. Administrando de 5 a 25 mg/kg/día, el cannabidiol, gracias a su acción antiinflamatoria e inmunosupresora ayudó a retardar la progresión del daño en las articulaciones.

The Brightfield Group, una empresa de investigación sobre el uso medicinal del cannabis llevó a cabo en 2017 una encuesta entre 2.400 personas que sufrían de artritis persistente. Este estudio encontró que los usuarios que utilizaron aceite de CBD para su dolencia expresaron satisfacción después de usar el producto. Más tarde se descubrió que hasta el 42% de los participantes había dejado o reducido la toma de medicamentos.

Estudios Médicos sobre el Uso Tópico del CBD: 

La Universidad de Kentucky (EE. UU.) realizó un estudio que se publicó en 2016, donde se empleaba un gel de CBD de uso tópico en ratas con artritis inducida. Se concluyó que la aplicación del CBD por vía transdérmica o tópica (ya sea echando el aceite de CBD a través de la piel o en forma de ungüento) tiene potencial terapéutico en la reducción de la inflamación y el dolor, evaluando todos los efectos adversos en un modelo de articulación mono-artrítica de rodilla inducida por adyuvante de Freund. 

Aplicando geles con CBD durante 4 días con dosis que iban de 0,6, 6,2mg hasta 62 mg/día de CBD, a varias ratas tras la inducción de artritis. Se midieron la circunferencia articular y la invasión de células inmunitarias en las secciones histológicas para indicar el nivel de inflamación. Se consideraron eficaces las dosis de gel transdérmico desde 0,6 hasta 6,2mg de CBD al día pues redujeron significativamente la hinchazón de las articulaciones, las puntuaciones de la postura de las extremidades, así como el dolor espontáneo, la infiltración de células inmunitarias y el engrosamiento de la membrana sinovial. 

En 2020, en otro estudio con ratas dirigido por el profesor Philpott, un reumatólogo estadounidense, se puso en marcha para investigar el efecto del CBD en la artrosis: El objetivo de este estudio era determinar si el CBD en uso tópico podía aliviar el dolor de la artrosis, y si la inhibición de la inflamación por el CBD podría prevenir el desarrollo del dolor de la artrosis y la neuropatía articular.

De nuevo los datos presentados indicaron que la administración local de CBD bloqueó el dolor de la artrosis. El tratamiento de protección con CBD impidió el desarrollo posterior del dolor y el daño nervioso en estas articulaciones osteoartríticas. Estos resultados sugieren que el CBD de forma tópica puede ser un tratamiento seguro, útil y natural para el dolor articular neuropático de la artrosis.

Aceite de CBD y artritis: Un estudio ofrece una guía de uso

La Fundación de la Artritis publicó una serie de directrices basadas en 2.600 participantes con artritis. Puede consultar el estudio haciendo clic aquí. En primer lugar, indican una serie de pautas a cumplir para el tratamiento de la artritis con CBD: 

1. El CBD nunca debe utilizarse para sustituir a los medicamentos modificadores de la enfermedad que ayudan a prevenir el daño articular permanente en los tipos inflamatorios de artritis.

2. El uso del CBD debe discutirse previamente con el médico, con evaluaciones de seguimiento cada tres meses aproximadamente, como con cualquier tratamiento nuevo. 

3. La Fundación recomiendan empezar con una dosis baja o microdosis de 5 a 10 miligramos dos veces al día para los iniciados en porcentajes desde el 5 al 15%. Para aprender más sobre la microdosis y cómo tomarla correctamente, por favor vea nuestro artículo sobre la dosificación de CBD.

4. Vaya despacio y sin prisa. Si el alivio es insuficiente al cabo de una semana, aumentar la dosis en la misma cantidad. Si es necesario, suba en pequeños incrementos durante varias semanas. 

3. Si observa alivio, siga tomando esta dosis dos veces al día para mantener estables los niveles de CBD en la sangre. El aceite de CBD también se absorbe en el torrente sanguíneo y los efectos pueden sentirse en un plazo de 15 a 45 minutos. 

3. Aunque no se han detectado problemas de seguridad importantes con el CBD a dosis moderadas, se han identificado posibles interacciones con otros medicamentos

6. Compre a una empresa fiable cuyos lotes sean sometidos a pruebas de pureza, potencia y seguridad por un laboratorio independiente y cuya calidad esté certificada por la UE. 

Aceites, Cristales y Cremas de Masaje con cáñamo o CBD: 

Hay varios usos del CBD que ayudan a aliviar el dolor de la artritis reumatoide. Mediante aceites de CBD por gotas y para su uso tópico, ya sea comprando cremas con CBD o añadiendo el aceite de CBD o los cristales de CBD en tu crema de masaje favorita y aplicar en la zona o articulaciones doloridas. 

En la mayoría de los casos, se suele combinar el aceite de CBD para mejora de la ansiedad y el descanso junto con algún gel calmante con cáñamo o CBD. Además, en el caso de la artritis y la artrosis por sus grandes beneficios en el uso transdérmico, se recomienda el uso del aceite de CBD especialmente de forma tópica, pudiendo aplicar unas pocas gotas sobre la piel en la zona a masajear, o echando unas gotas o unos pocos cristales en tus cremas de uso habituales para el alivio del dolor.

En nuestra tienda online dispones de un apartado con aceites de masaje, geles y bálsamos con cannabidiol que incluyen ingredientes 100% vegetales como el cáñamo, el mentol, la capsaicina, el alcanfor que combinado con las propiedades curativas del CBD aumenta los efectos de todos ellos frente al dolor y la inflamación. 

Cualquier duda o consulta, quedamos a su disposición en info@cbdsalud.pro 

Referencias:

  1. Cannabidiol as an Emergent Therapeutic Strategy for Lessening the Impact of Inflammation on Oxidative Stress, George W. Booz. Departamento de Farmacología y Toxicología, Escuela de Medicina y Centro para la Excelencia en Investigacion Cardiovascular-Renal, Universidad de Missisippi, 2010
  2. Cannabinoid in Models of Chronic Inflammatory Conditions, Raphael Mechoulan et al. Universidad Hebrea de Jerusalen, 2005
  3. The Nonpsychoactive Cannabis Constituent Cannabidiol is an Oral Anti-Arthritic Therapeutic in Murine Collagen-Induced Arthritis, A. M. Malfalt et al. Instituto de Reumatología de Kennedy, 2000
  4. M.A. Fitzcharles. División de Reumatología de la Universidad de McGill. 2016, Efficacy, Tolerability and Safety of Cannabinoids in Chronic Pain Associated with Rheumatic Diseases (Fibromyalgia Syndrome, Back Pain, Osteoarthritis, Rheumatoid Arthritis) – A Systematic Review of Randomized Controlled Trials
  5. Cannabinoids in the management of difficult to treat pain. Ethan B Russo. 2008.
  6. Smolen JS, Aletaha D, McInnes IB (October 2016). „Rheumatoid arthritis “. Lancet. 388 (10055): 2023–2038.
  7. Sugiyama D, Nishimura K, Tamaki K, et al „Impact of smoking as a risk factor for developing rheumatoid arthritis: a meta-analysis of observational studies“Annals of the Rheumatic Diseases 2010;69:70-81
  8. Liao KP, Karlson EW. „Classification and epidemiology of rheumatoid arthritis“In: Hochberg MC, Silman AJ, Smolen JS, Weinblatt ME, Weisman MH (Hrsg.) Rheumatology (6th edition), Philadelphia (Elsevier) 2015, Chapter 83, p. 691-697
  9. Symmons DP. „Looking back: rheumatoid arthritis–aetiology, occurrence and mortality. “ Rheumatology (Oxford). 2005Dec;44 Suppl 4: iv14-iv17
  10. Hammell, D. C., et al. „Transdermal cannabidiol reduces inflammation and pain‐related behaviours in a rat model of arthritis.“ European Journal of Pain 20.6 (2016): 936-948
  11. Lodzki, M., et al. „Cannabidiol—transdermal delivery and anti-inflammatory effect in a murine model.“ Journal of controlled release 93.3 (2003): 377-387
  12. Fride, Ester, Tatyana Bregman, and Tim C. Kirkham. „Endocannabinoids and food intake: newborn suckling and appetite regulation in adulthood“. Experimental Biology and Medicine 230.4 (2005): 225-234
  13. Malfait, A., et al. “The nonpsychoactive cannabis constituent cannabidiol is an oral anti-arthritic therapeutic in murine collagen-induced arthritis” 97.17 (2000): 9561-9566
  14. Leinow,, L. and Birnbaum, J. (2017). CBD: A Patient’s Guide to Medicinal Cannabis. North Atlantic Books. 
  15. Khare, S. (2000). Severe B cell hyperplasia and autoimmune disease in TALL-1 transgenic mice. Proceedings of the National Academy of Sciences, 97(7), pp.3370-3375
  16. Borchardt, D. (2017). Survey: Nearly Half Of People Who Use Cannabidiol Products Stop Taking Traditional Medicines.